Publicidad

Aphex Twin & Friends, Razzmatazz, Barcelona (11-12-2010)

aphexbcnlive

Nuevo capítulo en la celebración del décimo aniversario de la barcelonesa sala Razzmatazz. En esta ocasión la velada giraba en torno a la figura de uno de los grandes, si no el más respetado, artista de música electrónica de las últimas décadas: Richard D James. O más conocido por Aphex Twin.aphexbcnlive

Nuevo capítulo en la celebración del décimo aniversario de la barcelonesa sala Razzmatazz. En esta ocasión la velada giraba en torno a la figura de uno de los grandes, si no el más respetado, artista de música electrónica de las últimas décadas: Richard D James. O más conocido por Aphex Twin.


Más de cinco horas de una coctelera sónica que convirtieron a un abarrotadísimo Razzmatazz en una especie de Sónar en versión de bolsillo, con público entregado a todo un repertorio de música de baile. Y es que no venía solo, ya que como anticipo también le acompañaban Dj Rephlex, nombre artístico de Grant Wilson, cofundador junto a James del sello Rephlex, Luke Vibert también en versión dj y el directo de DMX Krew. Electro, techno, dub y drum’n’bass para que la gente ocupara su pequeña parcela, como buenamente podía, en echarse unos bailes. Y cuando el publico estaba totalmente entregado al drum’n’bass de Luke Vibert, empezó la clase maestra de Aphex Twin. Para calentar motores, su lado ambient acompañado de imágenes de verdes paisajes y acantilados. La máquina estaba engrasada. Los juegos de luces del escenario no dejaban que uno apartara la vista. Los láseres de colores (increíbles como el resto de la iluminación) empezaron a fulminar a la audiencia.

Y llegó Windowlicker y empezó la fiesta. La gente coreaba la melodía como si fuera un concierto de Arcade Fire (bueno, es cierto que allí se coreaba
más). A partir de ahí se apreció por qué está considerado todo un genio de la electrónica. Una sucesión sin cuartel de drum’n’bass, acid house (al más
puro estilo de las raves en las que solía actuar en su juventud), techno y sonidos abstractos. Proyecciones en las pantallas donde aparecía el propio
público mezclado con todo tipo de efectos de video e imágenes distorsionadas. Noventa minutos que parecieron nueve, cosa que no se suele decir con este tipo de actuaciones.

Y con el mismo sigilo con el que llegó al escenario, apuró el cigarrillo, se despidió del público y los que allí estábamos nos dimos cuenta que habíamos
estado en un gran concierto. O debería decir una gran fiesta.


The Goo Goo Dolls, La Riviera, Madrid (21-07-2018)

Como el fantasma de las navidades pasadas, Johnny Rzeznik y Robby Takac llevaron de la mano a un... Leer más

Crónica del Mad Cool 2018

Ya se veían las intenciones desde su primera edición. Mad Cool quería convertirse desde el... Leer más

David Byrne, Las Noches del Botánico, Madrid (10-07-2018)

Plantarse ante una institución de la música como es David Byrne , y ver que, a sus 66 años, no... Leer más

Crónica Uva Festival 2018

Una de las mejores sensaciones personales que se pueden albergar en esto del clubbing es la de... Leer más

Simple Minds, Las Noches del Botánico, Madrid (30-06-2018)

El ciclo de conciertos Las Noches del Botánico ha ganado muchos puntos este año con su cartel,... Leer más

Waxahatchee, Sala El Sol, Madrid (05-06-2018)

Quizá, el revival del indie-rock noventero empiece a empachar un poco, pero hay que decir que,... Leer más

The Sea And Cake, Sala El Sol, Madrid (28-05-2018)

Queda feo decirlo, sobre todo con un grupo reacio a las versiones y con un material original tan... Leer más

Crónica del Tomavistas 2018

Buenos conciertos, buen sonido, un lugar idílico…aun, con sus fallos, que también los tuvo,... Leer más

To Top