Publicidad

Anna Calvi, Teatro Lara, Madrid (11-12-2013)

Autor:

I Have A Tribe. Ese es el, cuando menos, curioso nombre tras el que se encuentra Patrick O’Laoghaire , el encargado de telonear a Anna Calvi en su gira española.Tocó “Monsoon” (su única canción disponible por el momento) y temas de lo que presumiblemente será su primer disco aún sin fecha de publicación.En directo, él solo alternando guitarra eléctrica y teclados, demostró que su voz es mucho más interesante y emotiva que lo que se puede apreciar en ese ya mencionado adelanto de lo que está por venir. Un nombre más que añadir a esa, ya larga, lista de “cantautores” irlandeses de talante melancólico (Damien Rice, James Vincent McMorrow, Villagers,…).Habrá que estar pendiente de sus próximos movimientos para comprobar si las expectativas se cumplen cuando finalmente tenga disco en la calle. De momento merece un voto de confianza (o dos).

Anna Calvi aparece en escena con ese look “aflamencado” que ya ha convertido en marca de la casa. Pantalón negro de corte torero, blusa roja, rojos también los labios, taconazos, y esta vez melena suelta en lugar de su habitual recogido.

“Suzanne And I” y “Eliza”  son las encargadas de abrir el concierto, y casi sin pausa entre canción y canción la británica va interpretando temas de sus dos discos. En el nuevo (“One Breath”) el abanico de influencias es más amplio y también lo son los arreglos de las canciones. Unos músicos multi-instrumentistas y un pequeño arsenal de instrumentos poco convencionales (armonio, marimba, …..) hicieron que la música de Calvi tuviese no solo la misma intensidad que sus grabaciones, si no también muchos de los detalles y matices que hacen de su discurso uno de los más personales e interesantes que ha dado en los últimos tiempos la, por otra parte más que voluble, escena musical del Reino Unido.

No faltaron algunos de los temas que ya son pequeños clásicos dentro de su aún no muy extenso repertorio: “I’ll Be Your Man”, “Love Won’t Be Leaving”, “Desire” ….Tampoco faltó la versión del “Fire” de Bruce Springsteen, que ha incluido como cara b de su último single, y que tocó solo acompañada de su guitarra (yo eché de menos su versión del clásico “Baby It’s You”). Para finalizar dejó su personal revisión de “Jezebel”, canción que en su momento popularizara Edith Piaf.

Un público que se había ganado desde que pisó las tablas de un abarrotado Teatro Lara de Madrid la despidió con una gran ovación tras poco más de una hora de actuación.

Por su privilegiada voz, por su elegancia, por ese difícil equilibrio entre fuerza y delicadeza, por la poesía de sus letras, por esos pequeños excesos guitarrísticos, por lo variado y selecto de sus referentes musicales. Por todo eso podemos decir, sin temor a equivocarnos mucho, que el más claro heredero del legado del malogrado Jeff Buckley es una mujer. Su nombre es Anna Calvi.

A sus pies señorita Calvi.

To Top