Publicidad

Angus & Julia Stone, Barts, Barcelona (6-11-2014)

Autor: | @_nuieta_

Con la sala Barts abarrotada y media hora de retraso, aparecían en el escenario los hermanos australianos Angus & Julia Stone con su banda al completo. Era el momento de estrenar en Barcelona la gira que les llevará a presentar su último disco por toda Europa y Reino Unido.

Enfundados en la indumentaria a la que ya nos tienen acostumbrados (ella con vestido de estilo vintage y él con gorrito de lana), nos regalaban como primer aperitivo, Heartbreak, el track que encabeza su recién estrenado álbum homónimo. Un inicio con un sonido impecable, compacto, y muy parecido al del propio disco. Tras él, las luces cambiaban de color y los australianos nos envolvían con la atmósfera mágica de Main Street mientras cantaban juntos el estribillo “Whatever happened to those lights” y el guitarra usaba el pedal steal para reproducir los arreglos del disco.

Después de la presentación, llegaba el momento de escuchar la voz de Julia Stone, que se atrevía con el castellano con cierto deje latino, dirigiéndose al público de “ustedes” y anunciando que iban a tocar canciones nuevas y viejas, como la que venía a continuación: For you, uno de los temas más bonitos de Down the way (2010), donde la australiana parece que te canta al oído eso de “If you love me, I’ll make you a star in my universe”. Un fan no pudo resistirse a contestar la primera parte de la frase con un grito de “Yes, I love you!”, que hizo sonreír a la cantante y responder con un “and me too”.

Tras ese momento de protagonismo femenino, le tocaba a Angus Stone ser el centro de atención. Aunque lo intentó con su voz, Julia seguía haciéndole sombra, y en la intro instrumental de Crash and burn, no dudó en bailar sensualmente delante del foco ni en darlo todo con la pandereta, robándole a su hermano el papel principal. En Private lawns, la canción más antigua del repertorio, la banda nos sorprendía marcándose un reggae sensual en el que el guitarrista cambiaba su instrumento por un banjo y la multiinstrumentista nos dejaba más enamorados si cabe aún con un impresionante solo de trompeta. A los cinco temas, el australiano con esa extraña pero adorable estética surfera, se atrevía a saludar al público y a cantar Little whiskey. Llegaba entonces el momento más emotivo de la noche, la exquisita interpretación por parte de Julia de You’re the one that I want, que el público no pudo evitar corear al principio y contenerse al poco tiempo para deleitarse con el amplio registro vocal de la sydneysider. Estoy segura que si Olivia Newton-John hubiera estado allí, habría vibrado tanto con la versión como los allí asistentes.

Después tocaron Other things y Big Jet Plane, y la complicidad, las miradas y las sonrisas entre ellos que yo había echado un poco de menos en lo que llevaban de setlist, llegaron con Wherever you are, mientras se decían, sin pecar de cursis, eso de “Just look at me to know that I love you”. El público se volvía loco con la pegadiza Grizzly Bear y luego Julia volvía a hacer una exhibición de su potencial en And the boys, con un final apoteósico combinando todas las técnicas vocales que se pueden imaginar. Seguidamente, interpretaban otra canción del mismo disco, Yellow Brick Down, donde el australiano cambió la letra, haciendo estallar al público con la frase “Lost my heart in Barcelona”. Su hermana no podía ser menos, y nos dejó a todos con la boca abierta con el solo de guitarra del final y dejando ver su yo más rockero. Se despedían así con una de las nuevas canciones Heart beats slow, volviendo a atraparnos con el magnetismo de su química, cantando el estribillo mirándose el uno al otro. Me faltó quizás un poco más de proximidad física. Habría sido perfecto que se acercaran para compartir micro, aunque para no ser pareja, el feeling que desprenden no está nada mal.

Después de la ovación del público, volvieron para acabar con dos temas de su disco Down the way (2010). Julia se colocó al teclado y Draw your swords fue creciendo de intensidad gracias a las armonías perfectas de las cinco voces. La banda acababa así por todo lo alto, ya que la despedida definitiva iba a ser con Santa Monica Dream, con los dos hermanos solos en el escenario. Nos decían adiós con esa emotiva carta de amor, para dejarnos a todos con el corazón encogido y mirando el reloj por lo rápido que había pasado la hora y media de concierto. Sólo nos quedaba desear muy fuerte aquello de “Ojalá no tarden mucho en volver”.

Setlist:

Heartbreak
Main Street
For you
Crash and burn
Private lawns
Little whiskey
You’re the one that I want
Other things
Big Jet Plane
Wherever you are
Grizzly Bear
And the boys
Yellow Brick Down
Heart beats slow
—–
Draw your swords
Santa Monica Dream

 

To Top