Publicidad

Algora,Teatro del Arte, Madrid (06-10-2013)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Presentar un nuevo disco en casa, ante un público lleno de amigos, y en un ciclo de conciertos tan importante como el de SON Estrella Galicia, no es tarea fácil. Hay que demostrar más que nunca que vales para esto y que tus sueños musicales no son un hobby pasajero. Las canciones de Algora hablan por sí solas y son la prueba evidente de que está aquí para quedarse –además, cuenta con una buena legión de seguidores–, pero sí necesita pulir un poco su directo y encontrar el sonido adecuado para sus temas.

El de Guadalajara optó la noche del sábado por la difícil decisión de tocar su último trabajo en orden cronológico. De esta forma se pierde el factor sorpresa del concierto y, salvo que el disco sea muy bueno, o un clásico, es algo muy arriesgado. Por supuesto, “Verbena” no es un clásico, pero sí es un disco más que notable, aunque con algún que otro fallo que en directo resulta más evidente (el mismo Algora llegó a decir “qué largas son las canciones de este disco”). A pesar de ser un trabajo con muchos temas directos y bailables, también tiene alguno un tanto denso, que en directo y, con un mal sonido, se hacen un poco bola. Y es que este fue el gran problema de la noche: el sonido. Una voz demasiado alta se comía tanto el bajo como la segunda guitarra y, además, había una constante sensación de eco. Aunque poco a poco fue mejorando, no llegaron a sonar bien en toda la noche. Parte de la culpa de esto la tiene el hecho de que no lleven percusiones y tiren de un Mac y de un teclado. Quizá en un escenario abierto, o en otro tipo de sala, tenga un efecto diferente, pero en un teatro con la gente sentada, la sensación fue de frialdad. Y eso les rompió el concierto. Yo, desde luego, lea recomendaría un buen batería.

Pocas pegas se le pueden poner a la ejecución de las canciones, que fueron cayendo una tras otra, pero que no lograron levantar al público hasta el final. Temas como No Bailes, Muerdealmohadas, Bruno, El Oso (que dedicó a la gente que ve porno), o Mi Vida Con Tricky no lograron hacer bailar a los presentes. Y eso que son cuatro hits como la copa de un pino. No fue hasta La Era Punk, ya al final, cuando unos cuantos se levantaron de sus asientos. No era para menos, ya que es todo un éxito y fue de largo la canción que sonó mejor. Pero, hasta llegar ahí, ya había pasado más de una hora, y aunque ellos pusieron todo de su parte, el concierto ya estaba más que vendido. A ver si en la próxima ocasión mejoran el sonido, porque material tienen de sobra para triunfar.

FOTOS: ADOLFO AÑINO

To Top