Publicidad

Air, Riviera, Madrid, (17-01-10)

airmadrid

Dándonos las gracias a través de un vocoder. Así comenzaron y terminaron Nicolas Godin y Jean-Benoît Dunckel su concierto este pasado domingo en la madrileña sala La Riviera. Las eternas ovaciones que recibieron resultaron ser meritorias a todos los niveles: un concierto contundente, coherente y perfectamente equilibrado entre sus canciones más rock y las más ambient.

No se olvidaron de ninguno de sus discos y demostraron sentirse especialmente orgullosos de su debut, Moon Safari. Remeber, Sexy Boy y una hipnótica La femme d’argent, con la que cerraron su espectáculo, fueron algunas de las canciones que recuperaron de este disco. De 10.000 Hz Legend se quedaron con People in the city, que sin ser la mejor canción del disco, sí que funcionó a la perfección en directo. También sorprendieron High School lover -la versión instrumental de Playground love, también incluida en la banda sonora que compusieron para la primera película de Sofia Coppola, y Cherry Blossom Girl que, lejos de calmar el ambiente como se pudiera pensar tras una primera escucha de estos temas, unieron al público en una especie de éxtasis colectivo más propio de un concierto de rock psicodélico que de electrónica.

Con el ambiente ya caldeado, el dúo irrumpió con los temazos Be a bee y Tropical Disease, de su último disco Love 2, y acompañados por unos visuales sugerentes y perfectamente empastados, los franceses continuaron demostrando que dominan el género mejor que nadie y que su música es para disfrutar (y bailar) en directo. Un espectáculo que se alargó durante más de hora y media y que esperamos que no tarde en repetirse otros cuatro años.

Fotos: Henar Ortega

[flickr set=72157623283038684]


To Top