Publicidad

The Guilty – Thriller imaginado

Autor: | @JorgeABertran

¿Es posible hacer una película sin mostrar nada, solo con lo sugerido? Creo que no. Pero la danesa The Guilty lo consigue. Una película entera sobre el rostro de su protagonista, hablando por teléfono. Una película en off. Y es tremendamente efectiva. Su gran virtud es la forma cómo consigue dosificar la información para mantenernos en vilo y crear momentos de gran tensión. Todo, utilizando únicamente diálogos y sonidos. Tampoco hay que engañarnos: The Guilty funcionaría también en el teatro o en la radio. Porque la historia la fabrica el espectador en su imaginación lo que resulta muy bonito: cada uno de nosotros imaginará una película diferente en su cabeza.

Precisamente, la gran virtud de la ópera prima de Gustav Möller es presentarnos varias historias con tan pocos elementos. Primero, la que creemos que nos están contando, valiéndose malévolamente de nuestros miedos -¿y prejuicios?- y luego, también, la historia que realmente estaba ocurriendo. Pero también está la historia del personaje protagonista -estupendo Jakob Cedergren– y luego, lo que realmente es. Por último, hay que alabar que los autores se planteen un reto y lo lleven a cabo hasta el final: no puedo evitar imaginar que en el remake que seguramente hará Hollywood se caerá en la tentación de mostrarnos una espectacular escena final. Gran error.

 

To Top