Publicidad

La gran enfermedad del amor – Los padres de ellos

Autor: | @JorgeABertran

La gran enfermedad del amor pertenece a esa categoría cinematográfica subjetiva de las feel good movies, películas que dan buen rollo, que dibujan una sonrisa tras los títulos de crédito. El guión de Emily V. Gordon y del cómico Kumail NanjianiSilicon Valley- tiene el candor de la comedia romántica clásica y destaca por la humanidad de sus personajes, estupendamente interpretados por el propio Nanjiani, como el protagonista sensible e inseguro al que da la réplica una adorable Zoe KazanRuby Sparks (2012)-, complementados por los veteranos Ray Romano y Holly Hunter, como los padres de ella. El carisma de este elenco de personajes -a los que hay que sumar secundarios como Adeel Akhtar y Aidy Bryant de Saturday Night Live– es una de sus grandes fortalezas, pero también hay que hablar de lo que hace diferente a esta película. Ya hemos dicho que estamos ante una comedia romántica, que comienza con el conocido esquema de chico conoce chica, chico pierde chica, solo que luego, la chica se queda en coma. Esto obliga al protagonista a interactuar con los que habrían sido sus suegros -Hunter y Romano- estableciendo una dinámica deliciosa que ocupa la mayor parte del metraje y que nos permite conocer en profundidad al personaje de Kazan, a pesar de su ausencia en pantalla. La segunda particularidad de la cinta son los apuntes autobiográficos: Kumail Nanjaiani se proyecta completamente en su personaje, que tiene su mismo nombre, que se dedica también a la stand up comedy, y que es de origen paquistaní y musulmán de religión (imposible no pensar en Aziz Ansari y su maravillosa Master of None). En tercer lugar, hay que resaltar la importancia que las familias de la pareja protagonista tienen en el relato, especialmente la de Kumail, conservadora, tradicional y muy religiosa. Desde los elementos cotidianos de la vida de este, la película consigue implicarnos con una sonrisa cómplice para luego emocionarnos cuando la historia encara conflictos dramáticos. Dirigida por Michael Showalter -cocreador de Wet Hot American Summer– y producida por Judd ApatowLove, Virgen a los 40 (2005)- La gran enfermedad del amor es una comedia romántica, pero indie, cuya inspiración se desvela al final del film -creo que sería un spoiler revelarla- culminando una historia cargada de humanismo, de comprensión, de buen rollo.

To Top