Publicidad

Basada en hechos reales: mujer escritora busca

Autor: | @JorgeABertran

En sus películas más emblemáticas –Repulsión (1965), La semilla del diablo (1968), El quimérico inquilino (1968)- Roman Polanski plantea siempre la duda de si lo que estamos viendo ocurre objetivamente, o si el relato se ve modificado por la subjetividad del protagonista. En Basada en hechos reales, esa duda se despeja desde el primer plano del film, cuando Delphine (Emmanuelle Seigner) firma ejemplares de su última novela.

El film sigue la línea de repartos mínimos de las últimas cintas del director de 84 años –Un dios salvaje (2011), La venus de las pieles (2013)- centrándose en apenas dos figuras principales, la mencionada Delphine y una enigmática Elle -deliciosa Eva Green, menudos ojos tiene- que se presenta como un “negro” literario -recordemos a Ewan McGregor en El escritor (2011)-. La relación entre estas dos mujeres genera suspense -en la línea de Hitchcock y Clouzot-, tensión, tiene un punto erótico y sobre todo resulta muy divertida. Esta relación soporta toda la historia, que habla de los terrores del autor -o de cualquier persona- representados por el qué dirán los demás de nosotros -esos comentarios en Facebook-; el miedo a explorar dentro de uno mismo para sacar arte y, por supuesto, el consabido bloqueo creativo – ¿Una sesión doble con Barton Fink (Joel & Ethan Coen, 1991)? -. Apuntemos además la paranoia del autor famoso ante la posibilidad de que el fan acabe apropiándose de la obra -y hasta de la vida- de su ídolo. En esto último encontramos conexiones con el Misery (Rob Reiner, 1990) de Stephen King, pero también con un thriller como Mujer blanca soltera busca (Barbet Schroeder,1992).

Basada en hechos reales no estará entre las grandes obras de Polanski, pero es un divertimento impecable, que nos reencuentra con las constantes de su cine.

 

To Top