Publicidad

18º Minifestival de Música Independent de Barcelona. Porque el tamaño no importa…

Autor: | @indienauta

primivitivesminibcn

… Lo que importa es la calidad. El pasado sábado 23 tuvo lugar la 18ª edición del Minifestival de Música Independent de Barcelona, celebrado, con notable afluencia de público pese a las gélidas temperaturas, en el Espai Jove Les Basses. Desde aquí lanzo una propuesta. Creo que el Minifestival debería cambiar su denominación, porque de “mini” solo tiene el nombre. Esta es la crónica de una gran noche de buena música independiente.


El primer grupo, los barceloneses The Trees, fueron la primera sorpresa agradable de la jornada. Pop-folk de notable intensidad emocional y elegante belleza, cercanos a los grandes Great Lake Swimmers. A seguirlos muy de cerca.

A continuación llegó la actuación de coffee&wine, que en Barcelona se presentó en formato reducido, Ana Franco junto a Andrés Cabanes como único apoyo. Pese a la desnudez de su propuesta, su concierto sirvió para confirmar las buenas sensaciones dejadas por sus discos. Tanto las canciones como la voz de Ana transmiten calidez, cercanía y autenticidad. Aquí hay cantante y compositora. Un último tramo convertidos en trío -muy curioso el uso del xilófono- corroboró la magnífica impresión que dejó su actuación.

La segunda sorpresa positiva vino de la mano de Pleasant Dreams. Etiquetados como banda de pop-rock de raíces mediterráneas, al menos en directo dicha definición se les queda muy pequeña. Sus canciones crecen, mutan y esconden múltiples secretos, funcionando como sugerentes invitaciones a adentrarse en un mundo muy particular y estimulante. A veces épicos, algunas surrealistas, otras melancólicos, siempre intensos y aventureros, el trío sorprendió y convenció.

Todo el interés generado por la propuesta de la banda de Castellón se tornó en ligera decepción con Amor de Días, quiénes podrían considerarse el primer cabeza de cartel del festival. Sobre el papel, el formato íntimo -Lupe, Alasdair, sus voces y guitarras- encaja como anillo al dedo a sus delicadas y contemplativas composiciones, pero en directo se necesita algo más para conectar con la audiencia. Como Lupe admitió, quizás fuera el hecho de tocar por primera vez en directo los nuevos temas lo que les hizo estar más nerviosos de lo habitual. El hecho es que pese al virtuosismo de Alasdair con la guitarra y la magia de
canciones como “Jean’s Waving” su concierto resultó algo desangelado.

Los encargados de insuflar algo de vigor a la noche, tricornios incluidos, fueron otro grupo local, Les Atxes, quiénes contaron con un nutrido nombre de fans arropándolos. Tampoco es que necesiten mucho la complicidad del público. Su música se basta y se sobra para hacer que la gente mueva el esqueleto. Sonidos guitarreros y efervescentes, garaje con talento melódico, que funcionó muy bien como aperitivo antes del plato fuerte de la jornada.

Y por fin llegó la hora de The Primitives, dando lugar a esa curiosísima situación en que un grupo disuelto hace 20 años -podría añadirse que responsables de un “solo éxito”, “Crash” que por supuesto no faltó en el concierto- y resucitado hace tan solo cuatro sea capaz de concitar tanta expectación. La comunión de público y grupo fue total, especialmente entre las primeras filas -hooligan incluido- y el concierto se transformó en una auténtica fiesta. Los de Coventry se decantaron por el músculo y la energía transformando su indiepop en canciones mucho más directas y rockeras. Fue un acierto, y Tracy Tracy, pese a su indumentaria algo desfasada para su edad, demostró estar en perfecta forma. Además, los temas más recientes, como “Rattle My Cage” o la espectacular “Lose the Reason” estuvieron entre lo mejor de su repertorio en directo.

Tras una última actuación a cargo de Xiu Xiu Plàstic, que redoblaron la apuesta festiva, el Minifestival echó el cierre a su 18ª edición, marcada por el excelente nivel de los grupos nacionales y el colofón de The Primitives. Enhorabuena al festival por su intachable trayectoria. Quizás tengan un presupuesto “mini” pero su apuesta por la calidad musical no es en absoluto pequeña.

Fotos: Raül Jiménez

 

 

 

 

 

To Top