Publicidad

disco

Little Green Cars, Ephemera (Glassnote 2016)

La hasta hace unos años hegemónica escena pop irlandesa ha tenido que sufrir un tiempo de travesía en el desierto sin producir bandas capaces de tirar del carro en lo comercial y en lo artístico por igual. Little Green Cars parecen haber nacido con el ambicioso objetivo de ocupar esos puestos, subidos en el mismo tipo de carro de pop-folk melódico y preciosista que a tan buenos lugares llevó a formaciones como Mumford & Sons o The Lumineers.

Leer más

disco

The Low Anthem, Eyeland (Washington Square 2016)

Cuando medio mundo seguía buscando superlativos con los que describir el impacto de OK Computer (1997), Radiohead declararon que en su próximo trabajo iban a buscar nuevas vías sonoras y melódicas para la voz de Thom, ya que estaban cansados de que todo lo que cantase se convirtiese en algo intenso, bello y emocional (bendito problema, diría uno). Cualquier seguidor del trabajo de la banda de Kid A (2000) en adelante sabrá de sobras lo que dio y sigue dando de sí ese afán exploratorio hacia el lado menos accesible de las cosas.

Leer más

cine

Stranger Things: la nostalgia del friki que nunca fuiste

Los niños protagonistas de las películas de los 80 nunca eran deportistas, ni los más populares del instituto, ni los novios de la chica más guapa. Eran frikis. Ver a Elliot jugar con figuras de Star Wars en E.T., el extraterrestre (1982) o a Billy leer cómics en Gremlins (1984) era como decir: son de los nuestros. El niño que fui en los años ochenta se sentía instantáneamente identificado con los héroes inadaptados de aquellas historias. Tenían los mismos juguetes que yo, leían los mismos tebeos, y se embarcaban en aventuras imposibles que yo vivía a través de ellos. Los chavales de Stranger Things juegan al rol como yo jugaba a Dungeons & Dragons. Han leído El Hobbit y El Señor de los Anillos. Tienen a Yoda, el Halcón Milenario y a Man-At-Arms de los Masters del Universo. Yo era como ellos.

Leer más

libros

Autobiografía de un búfalo pardo, Óscar Zeta Acosta (Dirty Works, 2016)

El sexto «libro negro», el nuevo lanzamiento de la indispensable Dirty Works, supone un retorno muy esperado para este lector: el de Óscar Zeta Acosta. Hace dos años, gracias a la editorial Acuarela & Machado y la publicación de La revuelta del pueblo cucaracha, servidor descubría que el mismísimo Dr. Gonzo, el compañero de delirios de Hunter S. Thompson en Miedo y asco en Las Vegas no sólo era un alucinado experto en estupefacientes, leyes y kamikazismo en general, sino también un escritor de aúpa —la novela fue reseñada con fervor en su momento y escogida entre nuestros libros preferidos de 2014 en Indienauta—. Y ahora lo podemos corroborar con este rescate de su Autobiografía de un búfalo pardo. Cuidado, ¡la estampida es inminente!

Leer más

disco

Benjamin Dean Wilson, Small Talk (Tapete Records 2016)

Mola —¿todavía se usa «molar» en la era del Pokémon Go? Hay que ver cuánto hemos avanzado como sociedad...— cuando tus jefes en Indienauta te reservan un grupo/artista que creen especialmente indicado para ti… y aciertan. Desde Tulsa, Oklahoma, llega Benjamin Dean Wilson, un jovenzuelo —ni la foto en riguroso blanco y negro ni ese sospechoso bigote pueden engañar a nadie, Ben— especializado en dramas emocionales y existenciales miniaturizados en canciones pop de regusto clásico. Su primer lanzamiento, publicado por Tapete Records, se titula Small Talk y merece un repaso a fondo.

Leer más
To Top