Publicidad

disco

Flo Morrissey & Matthew E. White, “Gentlewoman, Ruby Man” (Glassnote, 2017)

Puede parecer extraño que el segundo paso discográfico de Flo Morrissey, tras presentársenos hace un par de añitos como una etérea folkie a medio camino entre Vashti Bunyan y Lana Del Rey, sea un disco de versiones nada folkies compartidas a dúo con un cantante masculino. Pero es que su compañero de cartel no es un cualquiera, y sus labores al micrófono son lo de menos. Hablamos de Matthew E. White, imponente compositor, arreglista y productor. Es más, me atrevería a decir que, pese a que esto puede parecer un proyecto caprichoso y esporádico, haría bien Flo en quedarse con algo del “mojo” soul que le ha aportado esta sociedad, salvándonos así de la languidez excesiva de su debut.

Leer más

disco

Real Estate, “In Mind” (Domino Records, 2017)

Si hay un grupo que sabe lo que es hacer pop fresco y directo con los ingredientes de siempre, ese es Real Estate. La banda de New Jersey ya lleva unos cuantos años dejándonos discos llenos de canciones irresistibles y cálidas, en las que la sencillez es una virtud más. A ellos no les hace falta andarse por las ramas, con un par de acordes de guitarra limpios, y una buena melodía, ya consiguen su propósito. La prueba es que, en este nuevo trabajo, cuando se salen de ahí, es cuando menos aciertan. Y aun así, no lo terminan de hacer mal.

Leer más

cine

la cura del bienestar: terror en el balneario

La cura del bienestar es una hermosa película de terror. Gore Verbinski -director de la saga de Piratas del Caribe, pero también de la lisérgica Rango (2011)- vuelve al género tras La señal (2002) y fabrica una película visualmente espectacular, cuyo guión también firma junto a Justin Haythe, con quien colaboró en el sonado fracaso de El llanero solitario (2013).

Leer más

libros

Delincuentes de medio pelo, Gene Kerrigan (Sajalín, 2017)

Nuestro primer Al margen del 2017 supone el reencuentro con un viejo conocido, el irlandés Gene Kerrigan, que regresa con Delincuentes de medio pelo, segunda aparición en nuestro país tras la excelente La furia que Sajalín nos trajera hace un par de años. Además, la reseña casi ha coincidido con la celebración de San Patricio. Todo encaja. ¿No es genial cuándo los planes salen bien? Ahora, cuando estos salen mal, rematadamente mal incluso, si hay un autor de primer nivel para trasladarlo al papel, el resultado puede ser aún más satisfactorio para el afortunado lector. Así que toca, felizmente, volver a la isla esmeralda.

Leer más
To Top